Son hongos del suelo que se asocian simbióticamente a las raíces para intercambio de nutrientes y aumento del desarrollo radicular de la planta donde se hospedan.

La fabricación y aplicación de hongos micorrícicos requiere técnicas especiales para su monitoreo y control de calidad.

Poner de manifiesto su presencia y cuantificarlos es elemental para determinar el éxito de la colonización micorrícica.

Nos dedicamos preferentemente a dos tipos de micorrizas:
ENDO y ECTOMICORRIZAS.

EN BLANCO

Endomicorrizas: el hongo se distribuye entre las células de las raíces.

 

Dos tipos son las más importantes: Vesículo-arbusculares y Ericoides.

 

ENDOMICORRIZAS VESÍCULO ARBUSCULARES

 

 

El hongo se distribuye preponderantemente entre las células corticales de las raíces y no es visible a simple vista. La mayoría de las plantas de interés comercial del planeta poseen este tipo de simbiosis: hortalizas, cereales, citrus, etc. En este caso, se lo debe colorear siguiendo procesos microbiológicos específicos.

 

ENDOMICORRIZAS ERICOIDES

 

 

Son similares a las anteriores sólo que forman verdaderos “pelotones” por el enrollamiento de las hifas en las células radiculares. Son típicas de cultivos como el arándano, madroño, azaleas o rododendros.


 

Análisis de endomicorrizas VA y ericoides

Método de estudio 1

Tasa de micorrización y determinación de Frecuencia e Intensidad micorrícica en raíces.

En una raíz micorrizada no se puede observar a simple vista la colonización micorrícica. Es necesario realizar procesos de digestión y decoloración de las raíces. Posteriormente se deben teñir para poder resaltar las estructuras fúngicas dentro de las raíces.

El procedimiento finaliza con la observación bajo el microscopio óptico y la identificación del hongo. En la raíz colonizada es factible de distinguir la presencia de arbúsculos (A), vesículas (V) e hifas “runners” (H).

Para la cuantificación de micorriza en raíces hemos adaptado técnicas que permiten precisar de manera exacta y fiable la cantidad de hongo/longitud de raíz observada. Podemos expresar los resultados como Tasa de Micorrización (%).

También se puede calcular la Frecuencia (%) e Intensidad (%) con que aparece el hongo en las raíces teniendo en cuenta durante la observación la presencia de las estructuras y estableciendo un grado de colonización (Trouvelot).

 


 

Método de estudio 2

Recuento de esporas en inoculantes micorrícicos, suelos o sustratos.

Para el recuento de esporas se debe tener en cuenta los diferentes soportes en que se formulan los inoculantes. Pueden estar en polvo, en partículas de mayor tamaño, en geles, etc.

Para el recuento nos basamos en la técnica de tamizado húmedo y posterior centrifugación en gradiente de sacarosa para aislar las esporas. Una vez lavadas se transfieren a placas de petri para su recuento bajo el microscopio estereoscópico.

Los resultados se expresan como Nº de esporas/g, cc ó ml de inoculante.


 

Métodos de estudio 3

Determinación del número de estructuras viables efectivamente colonizadoras

Las esporas cuantificables no siempre son 100 % viables a pesar de que como estructuras de multiplicación y resistencia de los hongos micorrícicos pueden sobrevivir durante largos períodos de tiempo. Hay otras estructuras tales como trozos de raíces micorrizadas, hifas y micelio extramátrico que tienen la capacidad de iniciar la colonización micorrícica. Por esto se ha desarrollado una técnica específica que universalmente se conoce como “Técnica del número Más Probable” para poder expresar cuantitativamente y de manera inequívoca el verdadero potencial colonizador de un inoculante.

El método NMP se basa en realizar una serie de diluciones de la muestra a analizar y utilizar un número de repeticiones de cada dilución. En bandejas de alvéolos se siembra una planta “trampa” micorrizable y una cantidad conocida de cada dilución se dispone en cada alvéolo. Se incuba en cámaras de crecimiento de plantas climatizada con luz, temperatura y humedad reguladas. Al cabo de 60 días se extraen las raíces de las plantas, se tiñen y aplicando una serie de cálculos se puede llegar al resultado: Nº de estructuras viables efectivamente colonizadoras/ g ó cc de inoculante.

Ectomicorrizas: el hongo se aloja en el exterior de la raíz.

Método de estudio 1

Tasa de micorrización

El procedimiento es más sencillo que para las endomicorrizas debido a que las ectomicorrizas son visibles incluso a simple vista.

Las raíces de las plantas se lavan cuidadosamente, se cortan en trozos y se mezclan homogéneamente pero en forma aleatoria hasta cubrir una placa cuadriculada específica para estos fines, igual a la usada para cuantificación de endomicorrizas. (Schenck, N.C.1982). Para la cuantificación se sigue el método de intersección de líneas modificado (Giovanetti & Mosse, 1980). Se calcula la longitud de hifas con ápices micorrizados respecto del total de ápices y a partir de allí se establece el porcentaje de raíz micorrizada.

Método de estudio 2

Recuento de esporas en inoculantes ectomicorrícicos, suelos o sustratos

Se lleva a cabo de manera similar al método de aislamiento y recuento descrito para endomicorrizas.